Las chapas publicitarias son un éxito garantizado

Las chapas publicitarias son un recurso de bajo coste y de gran impacto para promocionar una marca, un evento o cualquier campaña de una empresa. Es un producto mucho más duradero que las pegatinas o carteles y dependiendo del diseño puede llevarse durante mucho tiempo. Un ejemplo de la diversidad de usos es utilizar la chapa como entrada a un evento y de esta manera evitar tener que enseñar otro documento como acreditación.

Para valorar la relación entre coste e impacto de una campaña es importante mantener los gastos muy controlados. Si por ejemplo quieres hacer algo divertido y diferente para una ONG de ayuda a los animales puedes poner imágenes de mascotas con su nombre. Es una forma de vincular quien lleva la chapa con la campaña.

Las chapas publicitarias tienen infinidad de usos y perduran más en el tiempo que otros recursos

En el momento de pensar en el diseño es necesario tener en cuenta el tamaño que vas a utilizar. Si tienes pensado un tamaño estándar la chapa ideal es la de 38mm, donde puedes colocar un logo o diseño y se verá perfectamente. Si buscas poder poner una frase has de pasar a las chapas de 50mm o 59mm. Si necesitas algo realmente grande porque quieres una imagen y una frase muy visibles la chapa de 75mm es la solución.

Una de los usos más populares de las chapas publicitarias es en las campañas políticas. No hay mejor forma para mostrar el apoyo a un partido que llevar una chapa con su slogan o nombre.

Otra forma de ofrecer el producto es a través de un embalaje o pack original como una bolsa con cartoncito (ver foto). De esta manera promocionas la marca y añades el texto que quieras en el cartón para dejar espacio para el diseño en las chapas.

Resumiendo, las chapas publicitarias tienen un amplio abanico de posibilidades para toda clase de negocios.